• C/ Virgen de la Cabeza 10 23008 Jaén | +34 953 88 35 28 | 616 593 704

Qué es el Lupus

El Lupus Eritematoso Sistémico (LES) o simplemente LUPUS es una enfermedad autoinmune, inflamatória, crónica, de origen desconocido, que puede afectar a cualquier órgano o sistema del cuerpo o incluso a varios y aparece en forma de brotes que en ocasiones son muy virulentos.

La enfermedad del Lupus consiste esencialmente en una alteración interna del sistema inmunulógico cambiando su «rol», atacándose a sí mismo y a cualquier órgano o sistema del cuerpo.

La prevalencia del LES depende de varios factores como la raza, hábitat, etc. Estadísticamente es más frecuente en la vertiente mediterránea que en el resto de Europa. En nuestra provincia, Jaén, esta prevalencia es actualmente algo superior a un enfermo por cada 2.000 habitante, siendo la mayoría mujeres en edad fértil (aproximadamente un 90%).

Atendiendo a la complejidad de la enfermedad así como las afectaciones que puede provocar, la enfermedad del Lupus es de difícil diagnóstico, siendo varios parámetros los que han de coincidir en el tiempo para ello, lo que provoca un atraso en el conveniente tratamiento.

Los síntomas

A diferencia de otras enfermedades, el Lupus no posee una analítica específica que la defina sino un conjunto de factores que hacen que el especialista tenga la certeza de su existencia, lo que hace muy difícil su diagnóstico.
Además de unos parámetros de laboratorio (proteinuria, anemia, leucopenia, plaquetopenia, anticuerpos antinucleares positivos, pruebas inmunológicas positivas, …) hay que jugar con los siguientes factores clínicos:

  • Dolor de músculos y articulaciones.
  • Eritemas permanentes en las mejillas.
  • Úlceras bucales y nasales.
  • Fatiga extrema y debilidad.
  • Pérdida extraña del cabello.
  • Depresión.
  • Problemas de riñón.
  • Febrícula continuada.
  • Mala circulación de la sangre.
  • Dolor de cabeza, migraña.
  • Anemia y lucopenia.
  • Inflamación de tejidos internos.
  • Dolor en el pecho a la hora de respirar.
  • Eritemas solares.

Por tanto la enfermedad de Lupus puede afectar a la piel, las articulaciones, los riñones, la sangre, los pulmones, el sistema nervioso, etc.

Manifestaciones

La enfermedad de Lupus posee un conjunto de afectaciones que según los últimos datos que se tienen. Son las siguientes:

MANIFESTACIONES CLÍNICAS  % 
Artritis 79
Fiebre continuada 53
Eritema malar 48
Nefropatía 39
Fotosensibilidad 31
Serositis 31
Fenómeno de Reinaud 26
Trombopenia 22
Afectaciones neurológicas 19
Trombosis venosa 14
Lívido reticulareis 14
Miositis 8
Anemia Hematolítica 8
Lesiones cutáneas subagudas 6
Úlceras orales 5
Afectación pulmonar 5
Lesiones discoidales 4
DATOS ANALÍTICOS INMUNOLÓGICOS    %
Anticuerpos antinucleares positivos 96
Anticuerpos anti-DNA negativos 46
Anticuerpos anti-Ro 37
Anticuerpos anti-Sm 27
Anticardiolipina IgG 26
Anticuerpos anti-RNP 21
Factor Reumatoide 18
Anticoagulante lúpico 18
Anti cuerpos anti-La 15

Consecuencias

La enfermedad denominada LUPUS no es cuento.

El Lupus puede afectar a cualquier órgano o sistema del cuerpo, por tanto, un brote o la propia actividad continuada de la enfermedad puede dañar de forma irreversible o al corazón, o a los pulmones, o a los riñones, o al sistema circulatorio, o a las articulaciones, o al sistema neurológico, etc. o a varios a la vez. En ocasiones dichos daños son tan irreversibles que pueden llevar a último término a los pacientes de Lupus.